Los acuerdos de refinanciación de la deuda financiera son instrumentos que facilita nuestro sistema legal para evitar el concurso de acreedores, pensado para empresas viables que atraviesan ciertas dificultades económicas, pactando con los acreedores diferentes plazos de amortización de los préstamos (“esperas”) y/o disminuyendo la deuda pendiente de satisfacer (“quitas”).

Estos acuerdos tienen 3 características:

  • Pre-concursal, anterior a entrar en concurso.
  • Para-concursal, ya que evita a la empresa entrar en concurso.
  • Extra-judicial, ya que el objetivo es que no se acuda al Juzgado.

 

Pero ¿Qué sucede si no todos los acreedores están de acuerdo en la refinanciación?

Son los llamados “Disidentes”. Acreedores que se oponen o que no suscribieron el acuerdo de refinanciación.

La legislación española prevé la posibilidad de “homologar judicialmente el acuerdo de refinanciación que habiendo sido suscrito por acreedores representen como mínimo un determinado porcentaje (75%) de los pasivos financieros en el momento de la firma del acuerdo.

La homologación de los acuerdos de refinanciación afecta también a este tipo de acreedores Disidentes.

 

Requisitos para la solicitud de homologación

  • Que el Acuerdo de Refinanciación haya sido suscrito por acreedores que representen al menos el 75% del pasivo titularidad de las entidades financieras en el momento de la adopción del acuerdo
  • Que por medio del acuerdo se amplíe de manera significativa el crédito del deudor, o se modifiquen sus obligaciones mediante la prórroga de su plazo de vencimiento, o se establezcan nuevas obligaciones en sustitución de las anteriores, siempre que respondan a un plan de viabilidad que permita la continuidad de la actividad profesional o empresarial en el corto y medio plazo.
  • Que el acuerdo haya sido suscrito por acreedores cuyos créditos representen al menos tres quintos del pasivo del deudor en la fecha de adopción del acuerdo de refinanciación.
  • Que el acuerdo haya sido informado favorablemente por un experto independiente designado por el registrador mercantil, con el contenido tasado previsto en dicho artículo.
  • Que el acuerdo se formalice en instrumento público.

 

Alcance de la homologación

En principio, y según lo previsto legalmente, lo que habría que homologar son únicamente quitas y esperas. Sin embargo, en la práctica se solicita y se accede a la homologación de la totalidad del plan de viabilidad de las empresas en crisis.

En este sentido, un plan de viabilidad de una empresa incluye muchas medidas. Dicho plan puede incluir la restructuración laboral, la renegociación de determinados contratos, el ahorro de costes o acciones de desinversión o inversión.

En la práctica la mayoría de los jueces homologan los planes de viabilidad en su conjunto, incluidas las reestructuraciones laborales, acciones de inversión y desinversión, ahorro de costes…

 

Decisión Judicial

El juez adoptará la decisión únicamente a la vista de la solicitud presentada por la sociedad deudora, y por lo tanto sin dar traslado a los acreedores, y en particular a los acreedores disidentes o no firmantes del acuerdo de refinanciación.

No obstante, la Ley Concursal prevé una vía de impugnación para los acreedores disidentes, estableciendo, en caso de que éstos no estuvieran conformes con el acuerdo de homologación, la posibilidad de impugnar dicha homologación en un plazo de 15 días desde la publicación del auto de homologación judicial.

Si bien, los únicos motivos por los que podrá impugnarse el auto son:

 

En el supuesto de que varios acreedores presenten impugnaciones de forma separada, todas ellas se tramitarán conjuntamente, y tanto el deudor como los acreedores firmantes del acuerdo de refinanciación podrán oponerse a la impugnación.

La sentencia que resuelva sobre la impugnación de la homologación no podrá ser recurrida en apelación y, por lo tanto, es definitiva.

 

Otras consideraciones de la homologación a contemplar

 

Sobre las ejecuciones individuales de acreedores disidentes

En un primer momento, y siempre que el deudor lo solicite expresamente, se puede declarar una paralización inicial de carácter temporal cuando el secretario judicial dicte la resolución admitiendo a trámite la solicitud de homologación, hasta que se otorgue la homologación, pero en todo caso por un plazo máximo de un mes.

 

Entidades afectadas

La homologación judicial únicamente surte efectos frente a la empresa que lo haya solicitado y no frente a terceros. Por lo tanto, las entidades financieras que hayan firmado el acuerdo de refinanciación y las entidades disidentes conservarán sus derechos frente a los terceros obligados solidariamente con el deudor, incluyendo fiadores y avalistas, quienes no podrán invocar ni la aprobación del acuerdo de refinanciación ni los efectos de la homologación.

 

Incumplimiento del acuerdo de refinanciación

En caso de incumplimiento por el deudor, cualquier acreedor, haya firmado el acuerdo o no, podrá solicitar al juez la declaración de incumplimiento. En caso de que esta solicitud prospere, los acreedores podrán instar la declaración de concurso o el ejercicio de ejecuciones singulares.

 

Carlos Álvarez Díaz de Cerio

Partner

Fosterfin Ventures